Logotipos

Gestión, Producción y Marketing Teatral

TU PÚBLICO

el público va a depender del estilo y la propuesta escénica del propio espectáculo o proyecto en general. A la hora de buscar espectadores, no es lo mismo un espectáculo de magia que un clásico teatral. Antes de nada, tienes que diferenciar entre el mercado real y el mercado potencial que va a interesarse por tu espectáculo. En esta etapa hay que preguntarse: Hay algún grupo al que queremos acercarnos?, con quién nos gustaría contactar?, qué personas responderán mejor a nuestro proyecto?.

Ahora es preciso averiguar dónde está dicho público y cómo acercarnos a él. No es suficiente con decir, esta obra está dirigida al público joven, o a la tercera edad. Hemos de recordar que en cada grupo nos vamos a encontrar con la siguiente deferenciación entre habituales, interesados, indiferentes y hostiles.

Habituales: estos son espectadores que acuden a nuestros espectáculos de forma regular.

Interesados: estos espectadores son receptivos a nuestra llamada pero necesitan la influencia de otros elementos para asistir.

Indiferentes: son espectadores que tienden a elegir otro tipo de entretenimiento, tanto por no gustarles el teatro, como por no conocerlo.

Hostiles: estas personas claramente rechazan el teatro como opción de tiempo libre.

Esta clasificación nos sirve como punto de partida en nuestro proceso de búsqueda de espectadores. Por ejemplo, si nuestro proyecto está claramente pensado para el público joven, hemos de definir el grupo de edades y hacernos las siguientes preguntas: cuántos de los jóvenes de 18 a 25 son habituales?, dónde están?, cómo nos comunicamos con ellos?, si tenemos suerte, quizá son todos miembros de nuestra asociación de espectadores. Por lo tanto el problema está resuelto.

En la realidad va ser un poco más difícil. Para empezar, nos vamos a plantear si queremos acercarnos también a los interesados, o incluso a los indiferentes. En esta fase empezaremos por recoger datos demográficos que puedes encontrar en las bibliotecas y oficinas de estadística más cercanas. Averigua si tu mercado es lo suficientemente amplio. Si no es así, amplía el campo de tu público objetivo. Decide qué grupos te interesan exactamente y prepara un p erfil de cada uno de ellos. Edad y sexo seguido de la ocupación te dará una visión general de los grupos elegidos, su poder adquisitivo, gustos y preferencias.

El lugar de residencia será util en el momento de decidirse por un espacio de actuación u otro, especialmente si el transporte presenta barreras para atraer al público. En la programación de efentos o actuaciones, el horario elegido es tan importante como el transporte público y la posicbilidad de aparcar en las inmediaciones.

Los hábitos de ocio de tu público objetivo de ayudarán a definir los medios de comunicación más adecuados para tu campaña. Estudia la prensa que leen y con qué frecuencia, así como las emisoras de radio y los programas que escuchan. Las salidas nocturnas y de fin de semana, te darán una idea del tipo de lugares que fecuentan estos grupos para proceder a colocar tu propaganda. Si no puedes permitirte un estudio de mercado a fondo, haz un sondeo entre amigos y conocidos. Pregúntales por sus fuentes de ifnormación y cómo responden a la misma. Recuerda que las modas cambian constatemente.

Público objetivo datos: edad, sexo, ocupación gustos, código postal, prensa-radio, lugar públicos frecuentados.

DISEÑO E IMAGEN

el perfinl de tu público objetivo te a a conducir a un tipo de diseño u otro. Si se trata de una compañía nueva, es particularmente importante definir la imagen corporativa que se quiere lanzar, desde el principio. Los objetivos generales de la compañía van a formar parte del conjunto de elementos y estilo de comunicación: logo, papelería, carteles, programamas así como el lenguaje utilizado y la tipografía.

Estudiar otras organizaciones de tu sector, hablar con ellas, comentar sus estrategias, sus puntos fuertes y débiles, ver cómo comunican sus productos, puede resultarnos muy útil. Fíjate en el tipo de publicidad que utilizan, los colores, las texturas y las formas. Intenta observar como compañías, similares a la tuya pero también de mayor y menor escala, se proyectan a sí mismas a través del material gráfico. Compara la publicidad entre ciudades y también entre países, verás que las modas y las diferencias culturales también son determinantes en el diseño publicitario. Observa la imagen, pero también la información. A veces puedes encontrar un folletos muy atractivo visualmente pero no termina de cumplir su cometido ya que le falta la dirección, el horario, el precio o un teléfono de información. O viceversa, toda la información está ahí pero no es lo suficientemente atractivo para el público específico. En esta página puedes ver algunos ejemplos de logos corporativos de organizaciones culturales. Las opciones son múltiples, lo importante es encontrar un distintivo que te define  a tí y a tu trabajo a primer golpe de vista.

En esta fase puede darse el caso de que trabajes exclusivamente con el diseñador gráfico y el director de la obra. Pero si tu compañía toma las decisiones en grupo, es importante que dediquéis un espacio de tiempo para definir vuestra imagen pública. Con la ayuda de la compañía, debes definir los puntos fuertes en los que basar vuestra campaña. Organiza una reunión informal y toma nota de las ideas que surgen. Pregunta a los miembros de la compañía por qué el público debería comprar una entrada para ver vuestro trabajo? en este proceso pueden surgir ideas o frases determinanantes la publicidad. Piensa que este esfuerzo va a revertir con creces en el furuto éxito o fracaso del  proeycto. Se debe terner en cuenta: qué quiero decir?, a quién me dirijo?, cómo se lo voy a decir?, qué comunica mi cartel?.

Tu imagen tiene que informar y atraer el mismo tiempo. Las opciones de diseño son infinitas pero en términos generales se deviden en tres tipos: ilustración, fotografía y tipografía o una combinación de los mismos. En los tres casos vas a necesitar un texto muy claro y lo suficiente visible desde cierta distancia. Si vas a trabajar con fotógrafos o ilustradores pregúntales por los derechos de autor de las imágenes, antes de empezar. Los textos que van a completar la publicidad, son tan importantes como la propia imagen, dedícales un tiempo.